¡Maratón de Disney, allá voy!

Encontré esta publicación de mi primer 21K publicada en Semana Económica en el 2014. Quiero compartirla con ustedes, y dice:

En busca de salir de mi zona de confort, vivir al máximo y probar que soy capaz de lo que muchos consideran imposible, me enfoqué en cumplir un nuevo y desconocido reto: mi primera media maratón. En ese momento en que tu vida pasa a un plano más espiritual y buscas presencia y conciencia. Nada mejor que poner a prueba mi cuerpo y mente, con algo que jamás había hecho y además no me gustaba correr.


Así, correr se convirtió en mi motor y me ubicó en el hoy: disfrutar cada paso en la pista, cada respiro, aliento, y entrenamiento terminando con la satisfacción de que sólo crecía como ser humano. Mi esfuerzo validaba y hacía más real el sueño de cruzar mi meta de 21K.  Lo iba lograr a toda costa! Creo que muchos runners entenderán lo que estoy a punto de decir: cada carrera trae consigo una historia y ese día yo viví, creé y logré la mía propia; viví esa mañana tomando un café, viendo el amanecer, tomando la mano de alguien especial, escuchando una palabra de aliento y viví. Sí, esa mañana viví plenamente a través de todos lo que estaban conmigo en ese momento viviendo mi ‘ahora’.


¿Será que puedo ir por 42K? No puedo imaginar correr dos veces más que lo que ese día corrí, pero sí puedo imaginarme cruzando la meta dos veces más lleno de vida, y por eso me lanzo a cumplir mis sueños, donde los sueños se hacen realidad: ¡la maratón de Disney! Estoy listo para vivir ese momento en que no corre nuestro cuerpo sino nuestra alma.

Deja un comentario